Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Flor
Sabine Finkenauer. "Flor" 2018. Acrílico sobre tela. 240x160cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Àrbol 2018 Acrílico sobre tela 240 x 160 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

S/T (díptico) 2018 Gouache acrílico sobre papel 180 x 150 cm c/u

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

S/T 2011 Pintura sobre madera 60 x 53 x 15 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

S/T 2011 Pintura sobre madera 40 x 18 x 10 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Forma 2018 Acrílico sobre tela 180 x 130 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

S/T (2016) Gouache y acrílico sobre papel. 130 x 100 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

S/T (2016) Gouache y acrílico sobre papel. 130 x 100 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Flores (2015) Dibujo y collage sobre papel. 140 x 102 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Ramas (2015) Dibujo y collage sobre papel. 140 x 102 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

S/T (2016) Gouache y acrílico sobre papel. 130 x 100 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

S/T (2016) Gouache y acrílico sobre papel. 130 x 100 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

S/T (2016) Gouache y acrílico sobre papel. 130 x 100 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

S/T (2014) Dibujo y collage sobre papel. 70 x 90 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

S/T (2016) Gouache y acrílico sobre papel. 130 x 100 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Reja (2014) Dibujo y collage sobre papel. 50 x 65 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Pétalos (2013) acrílico sobre tela 130 x 160 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Pétalos (2013) óleo sobre tela 150 x 180 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Sin título (2018) acrílico sobre papel 150 x 115 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Sin título (2018) acrílico sobre papel 150 x 115 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Flor (2018) acrílico sobre tela 180 x 130 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Flor (2018) acrílico sobre tela 180 x 130 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

Flor (2018) acrílico sobre tela 180 x 130 cm

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

"De otra forma". Ana Mas Projects, (Barcelona). 2018. ©robertoruiz

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

"De otra forma". Ana Mas Projects, (Barcelona). 2018. ©robertoruiz

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

"De otra forma". Ana Mas Projects, (Barcelona). 2018. ©robertoruiz

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

"A presence in the void", Galería RPHart (Madrid), 2015

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

"A presence in the void", Galería RPHart (Madrid), 2015

Sabine Finkenauer | Ana Mas Projects

"From red to blue", Galería etHALL (Barcelona), 2015

CV

SABINE FINKENAUER

Rockenhausen, Alemania, 1961

EXPOSICIONES INDIVIDUALES

2018

De otra forma. Ana Mas Projects, Barcelona

Simiente. Arróniz arte contemporáneo, Ciudad de México

2017

En otro orden de cosas, con Mª Jesús Gómez Garcés. Palacio Quintanar, Segovia

Paper Positions Art Fair. Stand Galerie Ulf Larsson, Berlín

2016

ArtBo (Art Fair), Galería Rafael Pérez Hernando, Bogotá
Swab Art Fair, Galería Rafael Pérez Hernando, Barcelona
Paréidolie Art Fair, stand Galería Rafael Pérez Hernando, Marseille
La vida es probablemente redonda, López-Sanz Collection, Cretas, Teruel
Hotel de las Letras (in collaboration with Galería Rafael Pérez Hernando), Madrid

2015

Estampa 2015, Mein Garten. Stand Galería Rafael Pérez Hernando, Madrid

A presence in the void. Galería Rafael Pérez Hernando, Madrid
From red to blue. Galería etHall, Barcelona

2014

 Galeria Miquel Alzueta, Girona

2013

Pepnot Galería, Mallorca

2011

2-Dimensional Sculpture. Galería MasArt, Barcelona

2010

Some Things. Galería SIS, Sabadell

2009

Cosas singulares. Galería Jones, Colonia, Alemania

Galería Miquel Alzueta, Espai Casavells,Girona

Artbackoffice. Art Amsterdam, Amsterdam

2008

Galería Can Mora de Dalt, Barcelona

Drawing Objects. Galería MasArt, Barcelona

Playground. Galería Carmen de la Calle, Madrid

2007

Anima. Städtische Galería, Villingen – Schwenningen, Alemania

Domestic. L´Estruch Centro Cultural, Sabadell

2006

Galería Sis, Dibuixos, Sabadell

Galería Carmen de la Calle, La casa de Carmen, Madrid

2005

Galería MasArt , Open House, Barcelona

2004

Artothek, Munich, Alemania (con Anne Rössner)

Galería Esther Montoriol, Barcelona

2002

De niñas y flores, Galería Esther Montoriol, Barcelona

2001

Galería Claramunt, Barcelona

1999

Can Xerracan, Montornès del Vallès, Barcelona (con Carles Gabarró)

1995

Museo de Valls, Out of Valls, Valls, Tarragona (catálogo)

1994

Galería Ebert, Baden Baden, Alemania

EXPOSICIONES COLECTIVAS -SELECCIÓN-

 

2018

ARCO ‘18, Galería Rafael Pérez Hernando, Madrid

2017

Repetition Échantillon Collection, Château de Servières, Marseille

Swab Art Fair. Stand Galería Rafael Pérez Hernando, Barcelona

DelicArtessen. Galería Esther Montoriol, Barcelona

2016

Untitled Art Fair. Galeria Ana Mas Projects, Miami

#BRINGSOMETHINGPINK. Galerie Espace despalles, Paris

Estampes +. Galerie Grand E’terna, Paris

Arts Libris 2016, booth R.L.D. Éditions, Barcelona

Arco ‘16 – Arts Libris, booth R.L.D. Éditions, Madrid

De repente bien. Biblioteca Central de Cantabria, Santander

2015

DelicArtessen. Galeria Esther Montoriol, Barcelona

Arco ‘15. Galería +R, Madrid

Status Alterado 2. Goethe Institut, Barcelona

Flors. Galería Esther Montoriol, Barcelona

Celebración y Naufragio, Museo Municipal de Bellas Artes Juan Sanchez.

Gral. Patagonia, Argentina.

Biennal de Valls. Valls, Tarragona

2014

Iceberg Z46. Galeria Trama, Barcelona

2013

Me, Myself and I. Fundación Centenera, Madrid.

Vincles y Referents. Galería Esther Montoriol, Barcelona

L’aigua es una xarxa. Galería +R, Barcelona

Swab. Galería +R, Barcelona

Pulse Miami. Galería +R, Miami

DelicARTessen. Galería Esther Montoriol, Barcelona

2012

Arco ‘12. Galería MasArt, Madrid

Swab. Galería MasArt, Barcelona

Flamicell Art Contemporani. Exposición Colectiva, Barcelona

DelicARTessen. Galería Esther Montoriol, Barcelona

2011

Pulse LA. Galería MasArt, Los Angeles

Wallpaper. Galería A&D, Barcelona

Hora O. Galería Esther Montoriol, Barcelona

I Spy. Galería Jones, Colonia

DelicArtessen 11. Galería Esther Montoriol, Barcelona

2010

Arte Fiera. Galería MasArt, Italia

Art Karlsruhe ’10. Galería Jones, Karlsruhe

Swab. Galería MasArt, Barcelona

DelicArtessen 10. Galería Esther Montoriol, Barcelona

Al límite. Galería MasArt, Barcelona

Liaisons. Centre d’Art Santa Mònica, Barcelona

2009

Arco 09. Galería MasArt, Madrid

Can Framis, Fundación Vila Casas, Barcelona

Art Karlsruhe ’09. Galería Bernhard Knaus, Karlsruhe, Alemania

Laberints. Galería Esther Montoriol, Barcelona

Certamen Internacional de Artes Plásticas de Pollença, Museo de Pollença, Mallorca

Pollença, Mallorca

Pulse Miami ‘09. Galería MasArt, Miami

DelicArtessen 09. Galería Esther Montoriol, Barcelona

2008

Arco 08. Galería MasArt, Madrid

Arte Fiera. Galería Bernhard Knaus Fine Art, Bologna

Bâlelatina. Galería MasArt, Basilea

10 Certamen Internacional de Artes Plásticas de la CEC Cadiz. Cádiz y Jerez de la Frontera (catálogo)

Valencia.Art. Galería MasArt, Valencia

Estampa 08. Galería Carmen de la Calle, Madrid

DelicArtessen 08. Galería Esther Montoriol, Barcelona

2007

Selections Fall 2007, Non-Declarative Drawing. The Drawing Center, New York (catálogo)

Sommer, Sonne, Mond und Sterne. Galería Bernhard Knaus, Mannheim

DelicArtessen. Galería Esther Montoriol, Barcelona

2006

XV Certamen de Dibujo Gregorio Prieto. Museo de la Ciudad, Madrid

Art Brussels. Galería MasArt, Bruselas

Valencia.art Galería MasArt, Valencia

XVIII Bienal Ciudad de de Zamora, Zamora (catálogo)

Galería Esther Montoriol, DelicArtessen, Barcelona

2005

Brigadas al muro. La Santa proyectos culturales, Barcelona (catálogo)

Lectures. Galería Esther Montoriol, Barcelona

Art Frankfurt. Galería MasArt, Frankfurt

III Premio de Pintura Contemporánea Torroella de Montgrí, 2º Premio, Palau Solterra, Torroella de Montgrí, Girona (catálogo)

Minyonies. Alghero, Italia (catálogo)

Valencia.art. Galería MasArt, Valencia

1r MMAC, Mollerussa mostra d’art contemporani. Mollerussa, Lleida

XV Certamen de Dibujo Gregorio Prieto. Museo de la Fundación Gregorio Prieto, Valdepeñas, Ciudad Real (catálogo)

Premios Angel. Palacio Municipal de Congresos, Madrid (catálogo)

DelicARTessen. Galería Esther Montoriol, Barcelona

Petit Format. Flamicell Art Contemporani, Barcelona

2004

Imágenes ambiguas…miradas jóvenes sobre Dalí, Cadaqués, Perelada und Toulouse. Galería de la Riba, (catálogo)

Fauna. Galería MasArt, Barcelona

DelicArtessen. Galería Esther Montoriol, Barcelona

Premios Angel. Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad, Valencia (catálogo)

2003

Premi Ciutat de Palma “Antoni Gelabert”. Casal Solleric, Palma de Mallorca (catálogo)

Flamicell Art Contemporani, Barcelona

Soledades. Galería Hartmann, Barcelona

Botella ao mar. Vigo und Santiago de Compostela, (catálogo)

X aniversario. La Santa proyectos culturales, Barcelona

Galería MasArt, Barcelona

DelicArtessen. Galería Esther Montoriol, Barcelona

2002

Arco 02, Galería Claramunt, Madrid

Fundación Codespa. Galería Senda, Barcelona

En Color. Fundació Vila-Casas, Barcelona (catálogo)

47º Salon de Montrouge. Salon Européen de Jeunes Créateurs, Montrouge, Sant Cugat y Oporto (catálogo)

DelicArtessen. Galería Montoriol, Barcelona

2001

Art Frankfurt. Galería Claramunt, Frankfurt

Art al Hotel. Galería Claramunt, Valencia

Inter Art. Galería Claramunt, Valencia

The Third Austrotel Contemporary Art Fair. Galería Claramunt, Viena

2000

Galería Katia Ried, Munich

Art al Hotel. Galería Claramunt, Valencia

Textos

  • MÁS ALLÁ DE AQUÍ
    Óscar Alonso Molina

    Texto para el catálogo 2-Dimensional Sculpture, galeria MasArt, Octubre 2011

    Llamo a nuestro mundo Planilandia, no porque nosotros le llamemos así, sino para que os resulte más clara su naturaleza a vosotros, mis queridos lectores, que tenéis el privilegio de vivir en el espacio.
    Edwin A. Abbott

    Todo en la deliciosa obra de Sabine Finkenauer es un poco plano, un poco esquemático y más sofisticado de lo que parece en principio. Con una característica y muy estudiada reducción formal de las figuras, singularizadas cada vez más a partir de sus elementos estructurales básicos y de raíz geométrica, nos ha terminado por hacer creer a todos que la paráfrasis de seres y enseres que lleva a cabo es en verdad resultado de una perspectiva ingenua, infantil, espontánea; algo así como si al amparo de cierto estado de gracia, o mejor dicho, gracioso -desde luego muy simpático, hasta divertido-, la autora abordara su tarea de retratar las cosas con singular espontaneidad y soltura, con suma facilidad, describiendo un vuelo ligero sobre el aspecto que nos presentan y por el cual es más fácil reconocerlas.

    ¿Será verdad esto?, ¿tiene la artista una cualidad especial para conectar con la esencia de lo que mira y ofrecérnosla, digamos que traducida sin mediaciones a un código naïf, inocente y sin mediaciones? Me temo que bastaba con mirar con algo de atención ese universo poblado de niñas, enanitos, flores, jardines -en principio tan sencillo y feliz, es cierto-, que caracterizó su trabajo hasta fechas recientes, para caer en la cuenta, por ejemplo, de que Finkenauer se remite siempre en última instancia a asuntos que están más allá del aspecto de esos protagonistas; o que el repertorio

    gráfico del dibujo de los niños entre sus manos es sólo un código visual más, y yo diría que especialmente alambicado, con el que ella aborda antes que nada las propias expectativas y conocimientos del mundo de los adultos; o que la iconografía manejada trasciende discreta, maduramente los símbolos, arquetipos y estratos que la antropología tradicional adscribe a los límites fabulosos del cuento infantil. Pero todavía más: bastaría también seguir el proceso deprogresiva abstracción en sus asuntos y maneras de tratarlos, su creciente austeridad dándose de la mano con el aumento de preocupaciones espaciales multidisciplinares, o la cada vez mayor importancia que concede a la ubicación site-specific de sus trabajos tridimensionales, para comprender que algo en esta obra está madurando a ojos vista.

    Todo esto es algo especialmente relevante en esta nueva exposición para la galería masART, que de alguna manera viene a culminar un proceso que ya se apuntaba con bastante nitidez en su anterior comparecencia en este espacio. Pero no, el arte de Sabine no es para todos, reconozcámoslo. Como no lo es tampoco el de Klee o el de Calder, a pesar de su sorprendente popularidad, ni siquiera el de Torres García o Basquiat. Logradamente explícitas a pesar de su casi completa abstracción, estas escenas suyas recientes, en especial sus maquetas e instalaciones, sin drama ni escenario -todo en ellas desarrolla la intensa pero lacónica actuación principal de un protagonista por lo general único, y cada día más genérico, abstracto, mental-, funcionan al modo de herméticos emblemas, sólo que sin leyenda ni moraleja. Los reflejos de una gema, las piezas prietamente encajadas de un puzzle, la trama y urdimbre de un espacio donde se alude la perspectiva cónica… ¡qué asuntos tan raros para la capacidad gráfica de un niño!, ¿verdad?; y sin embargo, al mismo tiempo, qué atractivos y cercanos para su atención. La percepción de cuanto rodea, real o imaginariamente, a esa hipotética conciencia inmadura podría ser, esto sí, uno de los motores del trabajo de Finkenauer antes y ahora, pero enunciado tal y como lo suponemos nosotros desde el mundo adulto en su paso por la vida: lleno de la atención y sorpresa frente al misterio y la magia que los psicólogos asocian a esa edad.

    Así, no es extraño que ahora las cosas se despeguen poco a poco de las paredes, saliendo del papel pintado o de las páginas del cuento que quedó abierto, pues para la imaginación de los críos esto es algo que ocurre con relativa frecuencia y no demasiados problemas. A través del espejo, lo reflejado (en su cristalina luna, o en esa cabecita del niño que Sabine nos propone con no poca malicia) es, literalmente, fruto del azogue… En efecto, tras la sonrisa que indudablemente provocan, puedo sospechar el desasosiego de cualquiera que tenga que desenvolverse entre todas esas figuras por las salas y las de la galería que, como en un teatrino, saltan ya al espacio tridimensional sin conseguir convencernos del todo de su estatus como cuerpos ciertos o bulto redondo. Es como si se mantuviera activada una estroboscopia de su presencia corporal y, por lo tanto, de su sentido concreto para quien las percibe. Los restos del artificio representacional de estas últimas piezas de Sabine, hoy por hoy más complejas, intelectuales, abstractas y preocupadas de su ubicación en el espacio concreto que han de ocupar, lo mismo que en los dibujos y pinturas de la autora mucho más conocidos, son evidentes, incluso ostentosos. Estamos ante un mundo retenido, en dos dimensiones

    que aspira a conquistar la tercera, pero que, como en la mítica novela de Abbott, es algo que sólo va a suceder en otro momento, por ganancia de una nueva generación futura, de un último traspaso al que estamos a punto de asistir, a la espera.

    Es, insisto, un esfuerzo del artificio, del maravilloso artificio del arte lo que hace de la personal cosmovisión de Sabine Finkenauer, como si de una caja de resonancia se tratara, un espacio donde repercute de extraña y muy estimulante manera la presencia del hombre en el mundo, su misma ubicación física, tan básica y a la vez problemática. Las potencias y energías que lo rodean y él maneja, aparecen dando forma al elenco de su reparto tan entrañable pero, a la vez, tan curioso, deforme y sucintamente alegórico. Creo también que la naturaleza, parafraseada como referente último, como estado edénico de una sicología o un estado natural en la especie (el niño, el primitivo, el loco, el salvaje), es en verdad la auténtica ausente, lo mismo en sus sintéticos paisajes como en sus habitantes y frutos. Una naturaleza que me ha hecho recordar en más de una ocasión, mientras escribía estas líneas, aquella descrita por el narrador de El Principito en algún momento del relato de esa célebre historia, no menos maravillosa y engañosamente sencilla –como para niños- que la de Sabine: “Aprendí bien pronto a conocer mejor esa flor. En el plantea del principito siempre había habido flores muy simples, adornadas con una sola hilera de pétalos, que apenas ocupaban lugar y que no molestaban a nadie.” Que así sea.

  • ORIGAMI PLÁSTICO Y MENTAL
    Àlex Mitrani

    LA VANGUARDIA, suplemento “Cultura/s” nº 498, 4 de enero 2012

    Pétalos gigantes y piedras talladas, alegres burbujas y un severo ataúd: un universo tan encantador como ligero se articula, sólidamente dibujado pero bailarín como un móvil de Calder, en la muestra de Sabine Finkenauer. La obra de esta artista alemana afincada en Barcelona lleva unos años de constante progresión y reconocimiento. Su participación en Non-Declarative drawing (2007) en el Drawing Center de Nueva York confirmaba el interés de un trabajo marcado por la constancia y la coherencia, en el que la pintura se manifestaba bajo las premisas abiertas y procesuales del dibujo y el dibujo respondiendo a la contundencia de la pintura. Ahora, Finkenauer parece retornar a su formación inicial como escultora, para enfrentarse al volumen y su lugar en el espacio.
    La artista ha compuesto la galería como si de un soporte plástico se tratara y no un simple contenedor. Sería reductor aplicar a esta propuesta la etiqueta de Dibujo expandido. Finkenauer va más allá. No se trata de invadir los muros con una desbordada pulsión plástica. De hecho, no trabaja con el exceso sino con la contención y el límite. Se propone trasladar las cualidades del dibujo lineal y del papel como territorio al espacio real. O resolver el dibujo (el andamiaje que hace posible también la pintura) como si fuera un problema arquitectónico.
    Distribuir, desplazar y dibujar son variantes de un mismo designio: componer. La pared blanca hace oficio de lienzo u hoja de papel. Las aristas en las esquinas son líneas y/o pliegues que generan ángulos y espacios. Así, se produce un resultado paradójico: lo bidimensional parece tridimensional y viceversa. Finkenauer ha convertido el espacio de la galería en una maqueta, en un modelo, en algo a la vez físico y mental.
    Al mismo tiempo que se articula el espacio, como por vasos comunicantes se definen los cuerpos que lo habitan. La forma dibujada trasladada en volumen y dispuesta sobre un pequeño soporte se convierte no en estatua sino en cosa. Su construcción y acabado remite al mobiliario económico. Así, aparecen resonancias de los muebles del minimalista Donald Judd o de la “música de mobiliario” de Erik Satie. A la vez autosuficientes y modulares, intensas y banales, estas piezas son objetos herméticos pero extrañamente familiares cuya apariencia fluctúa entre el mueble, el obstáculo y la figuración. Las pequeñas esculturas funcionan como apliques o bien semejan una puntuación que hubiera adquirido cuerpo físico. Parecen modelos o maquetas. Todo es plano y a la vez volumétrico, resultado del pliegue y del despliegue, de la articulación y del trazado. Podríamos definir el conjunto como un origami arquitectónico.
    Pese a que su carga analítica y paradójica invita a una interpretación compleja, el trabajo de Finkenauer muestra una amabilidad accesible y optimista. Por los juegos de escala y significación, por las citas al formalismo combinadas con iconografía floreal que bordea el kitsch, es una obra irónica. Pero su ironía está alejada del cinismo o la frivolidad postmodernos. La instalación en MasArt fascina por su simplicidad y sugestión. Funciona como un dispositivo o mecanismo para activar la imaginación, tanto plástica como narrativa y es una fuente de placer.

CerrarExposiciones