Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

S/T (1962) Gelatina de plata sobre papel baritado. 24 x 30 cm

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

S/T (1959) Gelatina de plata sobre papel baritado. 23 x 30 cm

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Cadaquès (boda) (1965) Impresión vintage. 23,2 x 29,8 cm

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Gitanas en Cadaquès (1962) Impresión vintage. 23 x 30 cm

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Mari Mistral en el camerino de El Molino (1965) Tiraje de autor. 30,2 x 40 cm

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Cadaquès (1959) Impresión vintage. 17 x 13,5 cm

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Dalí y el rinoceronte (1965) Impresión vintage. 20 x 30 cm

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Blanes (1964) Papel baritado y baño de conservación al selenio. 40,5 x 30,5 cm

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

La bóvila de Llinars (1952) Tiraje de autor. 24 x 17,5 cm

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Barcelona (1965) Gelatina de plata. 30 x 19,5 cm

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Frontón Palacio (1955) Impresión vintage. 17,5 x 24 cm

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

"Una aproximación a Afal" Donación Autric-Tamayo. Museo de arte Reina Sofía. Madrid, España. 2018

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

"Una aproximación a Afal" Donación Autric-Tamayo. Museo de arte Reina Sofía. Madrid, España. 2018

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

"Una aproximación a Afal" Donación Autric-Tamayo. Museo de arte Reina Sofía. Madrid, España. 2018

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

"Epíleg imprevist" Xavier Miserachs. La Pedrera, (Barcelona). 2018.

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

"Epíleg imprevist" Xavier Miserachs. La Pedrera, (Barcelona). 2018.

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

"Epíleg imprevist" Xavier Miserachs. La Pedrera, (Barcelona). 2018.

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

"Epíleg imprevist" Xavier Miserachs. La Pedrera, (Barcelona). 2018.

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

"Epíleg imprevist" Xavier Miserachs. La Pedrera, (Barcelona). 2018.

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Vista de exposición en Ana Mas Projects (Barcelona), 2016

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Vista de exposición en Ana Mas Projects (Barcelona), 2016

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Vista de exposición en Ana Mas Projects (Barcelona), 2016

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Vista de exposición en Ana Mas Projects (Barcelona), 2016

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Vista de exposición en Ana Mas Projects (Barcelona), 2016

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Vista de exposición en Ana Mas Projects (Barcelona), 2016

Xavier Miserachs | Ana Mas Projects

Vista de exposición en Ana Mas Projects (Barcelona), 2016

CV

XAVIER MISERACHS

Barcelona, 1937

EXPOSICIONES (SELECCIÓN)

 

1957

Agrupación Fotográfica de Cataluña (Barcelona), AFAL (Almería) y Real Sociedad Fotográfica de Madrid: Terré-Miserachs- Masats.

1959

Sala Aixelà, BarcelonaTerré-Miserachs-Masats, dirigida por Josep Maria Casademont.

1982

Galería René Metras, Barcelona. Exposición conjunta con Leopoldo Pomés y Francesc Català-Roca. Fotografía catalana en los años 50-60.

1987

Barcelona Metrópolis. Instalación en la Gran Vía de Barcelona de la exposición conjunta con Colita, Oriol Maspons y Francesc Català-Roca.

1991

Grupo AFAL 1956-1991. Escuela de Artes y Oficios de Almería. Exposición colectiva, organizada por la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial de Almería y Almediterránea’92.

1992

Tiempo de Silencio, Centro de Arte Santa Mónica. Exposición organizada por el Departamento de Cultura de la Generalitat de Cataluña y la Fundación Caixa de Catalunya.

1992

Fundación “la Caixa”1 segundo y 25 centésimas. Exposición retrospectiva comisariada por Alain Dupuy.

2000

Colegio de Periodistas de Cataluña, (Barcelona)Xavier Miserachs, un lujo periodístico.

2004

Photoespaña 04. Barcelona, con Terré y Masats.

2006

Galería Josef Sudek (Praga) Barcelona. Blanco y Negro.

2007

Centro Fontana de Oro (Girona)Francesc Català-Roca y Xavier Miserachs. Dos miradas al territorio de la Costa Brava48.

2008

Galería Hartmann (Barcelona)En clave de mujer.

2015

Festes de Gràcia, Barcelona, 1964.

2016

Miserachs, Ana Mas Projects, Barcelona.

2018

Epileg Imprevist. Fundación Cultural La Pedrera. Barcelona

Costa brava show. La Fabrica. Madrid

LIBROS ILUSTRADOS

1964

Barcelona, blanc i negre y Barcelona, blanc y negro Josep Maria Espinàs, Aymà.

1966

Costa Brava show, Manuel Vázquez y Peter Coughtry, Kairós.

Conversaciones en Cataluña, Salvador Pániker, Entrevistas a Josep Pla, Ana María Matute, José María Gironella, Salvador Espriu, Josep Maria de Porcioles, Antoni Tàpies, Josep Maria Subirachs o Salvador Dalí. Kairós.

1967

Los cachorros, Mario Vargas Llosa, Lumen.

1967

El arte prerrománico asturiano, Antonio Bonet Correa, Polígrafa.

1969

Conversaciones en Madrid, Salvador Pániker.

Entrevistas a personajes como Camilo José Cela, Antonio Buero Vallejo, Aranguren, Sáenz de Oiza. Kairós.

1978

Andalucía Barroca, Antonio Bonet Correa. Polígrafa.

1982

Catalunya des del mar, Carlos Barral Collección Vida i costums dels catalans. Edicions 62.

1984

Aprendre a conviure, Josep Maria Espinàs, Caixa de Sabadell.

1985

Catalunya a vol d’ocell, Carles Barral, Josep Maria Ainaud, Edicions 62.

1987

Barcelona a vol d’ocell, Montserrat Roig, Edicions 62.

1987

Passeig de Mar, Xavier Febrés, Passeig de mar: la costa catalana del delta de l’Ebre a Cotlliure. Ed. Plaza y Janés/Diari de Barcelona.

1988

Els barcelonins, Oriol Maspons, Ana María Moix, Terenci Moix, Edicions 62.

1988

Les Barcelones del Món, J. Nuñez, Rafael Pradas, Caixa de Barcelona.

1990

Metros i Metròpolis, Xavier Febrés, Mercè Sala. Diputación de Barcelona.

1990

Gran Teatre del Liceu, Con fotografías de Ferran Freixa. L’Avenç.

1992

El Gran Teatre del Liceu a Sevilla Ramon Pla i Arxé Libro hecho con motivo de la Exposición Universal de Sevilla.

1992

L’Avenç.

1997

L’Empordà: llibre de meravelles, Antoni Puigverd. Edicions 62.

1995

Ciutat Vella. Visions des d’una passió, Joan Barril, Josep Maria Carandell, Josep Cuní, Arcadi Espada, Josep Maria Espinàs, Xavier Febrés, Patrícia Gabancho, Josep Maria Huertas, Josep M. Lladó, Lluís Permanyer, Alfred Rexach y Margarita Rivière. Fotografía en color a cargo de Toni Catany y de Miserachs, Colita, Toni Catany y Leopoldo Pomés Campello. Lunwerg.

1997

Fulls de contacte, Xavier Miserachs Premio Gaziel Memorias del artista. Edicions 62.

1998

Girona a Quatre Vents, Joan Domènech i Moner. Lunwerg.

1998

Criterio fotográfico, Xavier Miserachs, Libro de divulgación fotográfica. Editorial Omega.

2004

Conversaciones en Madrid y en Cataluña, Salvador Pániker Alemany, Reedición revisada después de la muerte del fotógrafo. Kairós.

2006

Memòries de la Costa Brava, Rosa Regàs. Fotografías de F.Català Roca y Miserachs, Lupita Books.

Textos

  • MISERACHS BARCELONA
    -XAVIER MISERACHS

    18 sep. 2015 al 28 mar. 2016
    MACBA

    Miserachs Barcelona propone un emocionante viaje en el tiempo, una aventura en la que la fantasmagoría característica de las fotografías es unas veces pura arqueología y otras el mismo presente. En la exposición las imágenes de Barcelona, blanco y negro están vivas, cambian al igual que se transforma continuamente la energía de la ciudad y sus gentes. De forma semejante al fotolibro, la muestra Miserachs Barcelona plantea experiencias urbanas tan fluidas e instantáneas como las fotos, que siempre son incompletas e imperfectas, pero a cambio conservan lo efímero y resisten al olvido.

    En septiembre de 1964, el fotógrafo barcelonés Xavier Miserachs publica su obra más destacada, Barcelona, blanco y negro, un fotolibro que reúne casi cuatrocientas fotografías. Aunque entonces tiene apenas 27 años, ya es un fotógrafo veterano, miembro desde 1952 de la Agrupación Fotográfica de Cataluña, que ha expuesto y ha visto premiadas sus imágenes de fotógrafo aficionado. Desde 1961, Miserachs es un profesional dedicado a la publicidad, el fotoperiodismo y, sobre todo, a la fotografía de calle, «el placer de deambular intentando contar lo que me parecía característico y significativo de un lugar». 

    Xavier Miserachs participa en algunas exposiciones, pero cree que el mejor espacio para las fotos son las páginas de las revistas y los libros. Desea hacer «un libro estrictamente fotográfico de estilo y contenido libres», compuesto por imágenes formando un conjunto que se pueda leer y mirar como una película o una novela. Es decir, un fotolibro, el modelo que entonces define la historia de la fotografía, marcada por la publicación de obras maestras como Life is Good & Good for You in New York de William Klein (1956) o Les Américans de Robert Frank (1958). 

    Con los fotolibros se construye una historia propia de la fotografía, distinta de la que se cuenta en el mercado y los museos. Una historia más cerca de la experiencia que del arte, en la que las fotos no se encuentran en las exposiciones, sino en los anuncios, los folletos comerciales, los álbumes familiares, las revistas, los fotolibros o las nubes donde se guardan hoy los archivos informáticos. Por suerte, como el concepto de lo artístico es variable, los mejores fotolibros son considerados obras de arte cada vez con mayor frecuencia, por su combinación única de alta y baja cultura y por su capacidad para construir relatos tan complejos como los del cine o la literatura.

     

    Barcelona, blanco y negro tiene dos modelos. El primero corresponde a una exposición itinerante del Museum of Modern Art de Nueva York de 1955, The Family of Man, en la que Miserachs confirma su vocación y descubre que la fotografía que suele denominarse «humanista» y remite a conceptos abstractos también sirve para «contar, comunicar, explicar, aumentar el conocimiento de los otros a través de la experiencia propia». El segundo se identifica con los fotolibros urbanos de William Klein, que Miserachs admira por su «originalísima forma de sugerir las ciudades centrando la atención en los signos que suministran sus gentes y espacios». En las fotos que siguen «el patrón Klein» (que es el dominante en Barcelona, blanco y negro) el tema no importa, «no ocurre nada, la imagen parece tomada al azar». Las fotos no son válidas por sí mismas, como imágenes individuales, sino que solo funcionan en el contexto del libro, que exige un lector activo que interprete a su modo los textos sin palabras, los relatos visuales. 

    Barcelona, blanco y negro comienza con una secuencia cuidadosamente desordenada en la que se entra en la ciudad una mañana cualquiera. Después se descubre la ciudad a través de sus habitantes, contando historias de trabajo y fiesta, de emigrantes recién llegados y burgueses cubiertos de apellidos, de chabolas, barrios góticos y ensanches, de escaparates, anuncios y pintadas… Y siempre de gente en las calles, de todas las edades y todas las clases. 

    El fotolibro parece seguir una máxima clásica, muchas veces citada por Manuel Vázquez Montalbán: «la ciudad es su gente». La arquitectura no es más que el escenario donde sucede la vida cotidiana de la gente. Miserachs evita los lugares comunes turísticos e históricos, rehúye en todo lo posible los motivos típicos. Prefiere ahondar en el tema principal de la cultura moderna, la experiencia urbana y su espacio, la ciudad. 

    Los grandes relatos de la literatura, el cine y la fotografía del siglo pasado son urbanos, y sus héroes paseantes demorados como Eugène Atget, el pionero de la fotografía callejera, la versión activa del peatón ocioso descrito por Charles Baudelaire y estudiado por Walter Benjamin. Al igual que «el artista de la vida moderna» del poeta parisino, Miserachs es un paseante curioso, un peatón infatigable que recorre las calles, los mercados y los parques, curiosea en los escaparates de las tiendas y las terrazas de los cafés, se detiene en las fábricas a la hora de salida y en las salas de espera de las estaciones, y acaba la jornada en las pistas de baile y las barras de los locales nocturnos. 

    Los fotolibros se miran y se leen. Para adaptar estas acciones al museo, la exposiciónMiserachs Barcelona propone varias maneras de mirar y leer fotos en el espacio del arte, el abstracto y frío cubo blanco del museo. Pero en esta ocasión no hay marcos que contengan copias cuanto más viejas mejor, el formato convencional de las fotos en el museo. La fotografía es un medio mecánico que se ha reproducido en muchos soportes, empezando por el metálico de los daguerrotipos del siglo XIX y terminando, de momento, por las pantallas retroiluminadas de los dispositivos tecnológicos de hoy en día. 

    En Miserachs Barcelona, el espectador se encuentra las fotos de Barcelona, blanco y negro dispuestas en forma de grandes murales, escaparates, ampliaciones y proyecciones. Al principio se presenta un panorama crepuscular, irreal y documental al mismo tiempo, que remite a los horizontes lejanos del cine. Después se entra en la ciudad, en un montaje a modo de mecano que recrea las exposiciones de los años en los que Miserachs preparaba su fotolibro. Se trata de un modelo que empezó a practicarse en las aulas de la Bauhaus y alcanzó su plenitud fotográfica en las estructuras portátiles de The Family of Man. Más adelante es posible pasear literalmente por las páginas del fotolibro de Miserachs y las pobladas calles y plazas de una Barcelona sin turistas gracias a grandes ampliaciones tridimensionales, que transforman el espacio en una escenografía teatral en la que el espectador puede sentirse actor. En otra sala dominan las proyecciones, que envuelven al público en un continuo cambio en el que el pasado y el presente se confunden. Al final, se muestra en una pantalla Barcelona, blanco y negro con todo detalle. En este espacio también se encuentran ejemplares del fotolibro y las derivas del itinerario seguido por Xavier Miserachs durante su preparación. 

    Horacio Fernández

    Producción: exposición organizada y producida por el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA). 
    Comisario: Horacio Fernández

  • El Premio de Fotografía Xavier Miserachs.
    JOAN DE SAGARRA 20 SEP 2001

    Para los familiares, compañeros y amigos, innumerables amigos, del querido y añorado Xavier Miserachs, hoy es un día de fiesta. Esta noche, en el transcurso de una cena en el restaurante Ruccula, en el World Trade Center, donde el chef Joan Piqué nos trata y alimenta con la profesionalidad y el mimo que le caracterizan, se hará entrega del I Premio de Fotografía Xavier Miserachs.

    El premio nace de una iniciativa de la empresa hotelera Hotusa y de su director general, el señor Amancio López. Dicha empresa está construyendo un hotel de cinco estrellas, de gran lujo, en el World Trade Center, el cual tiene prevista su inauguración para la próxima primavera. Llegado el momento de pensar en la decoración del hotel, de sus 273 habitaciones, incluidas las 10 suites, el señor Amancio López, tras comentar la jugada con el arquitecto responsable del edificio y del interiorismo del mismo, Josep Joanpere, decidió apostar por la fotografía. Las 273 habitaciones contarán cada una con tres fotografías. En total, 819 fotografías, en blanco y negro. Tema: Barcelona.

    Esta noche se concede el premio de fotografía en memoria de Xavier Miserachs. Lo promueve el hotel que se abrirá en el World Trade Center.

     

    Y aquí entra en el juego Pepa Alemany, directora de comunicación del nuevo hotel y verdadera alma del Premio Xavier Miserachs. Al enterarse Pepa de que las fotografías serían en blanco y negro, sobre el tema de Barcelona, lo primero que le vino a la mente fue el espléndido álbum de Miserachs, Barcelona en blanc i negre,con texto de Josep Maria Espinàs. Y una cosa trajo la otra. ¿Por qué no instituir un premio de fotografía que lleve el nombre de Miserachs y destinar las fotos premiadas para decorar las habitaciones del hotel?, pensó Pepa.

    Había que obtener la autorización de la familia de Miserachs para dar su nombre al premio, cosa que no ofreció ninguna dificultad, pues sus hijas, Arena y Mar, se mostraron encantadas con el proyecto, y más al saber que el señor Amancio López estaba dispuesto a adquirir 10 originales fotográficos de Miserachs para decorar las suites del nuevo hotel.

    Y se puso en marcha el premio. Tras consultar con Jaume Capdepadrós, fotógrafo y profesional del revelado, y Josep Rigol, también fotógrafo y comisario de exposiciones fotográficas, se decidió crear un premio en el que concurrirían 10 fotógrafos profesionales pero absolutamente desconocidos, previamente seleccionados, los cuales realizarían una serie de fotografías sobre Barcelona, en blanco y negro, unas fotografías en las que se les pediría que captasen la Barcelona del cambio de milenio ‘amb ulls nous’. Se concederían un primer, un segundo y un tercer premio, y se adquirirían seis fotografías de cada uno de los 10 fotógrafos, 30 de las cuales, las mejores, serían expuestas en el Palau Robert, en una exposición que se inaugurará el próximo 17 de octubre, durante un acto en el que también se presentará el libro Barcelona, dos mil anys i un dia, diseñado por Toni Miserachs, la hermana de Xavi, y prologado por Manolo Vázquez Montalbán, en el que se reproducen las 60 fotografías compradas para decorar el nuevo hotel.

    Pues bien, el Premio Xavier Miserachs ya es una realidad. Esta noche, en el Ruccula, se van a hacer públicos los nombres de los ganadores de acuerdo con el fallo emitido por un jurado presidido por el arquitecto Joanpere y compuesto por los fotógrafos Leopoldo Pomés, Colita, Oriol Maspons, Pilar Aymerich, Pedro Madueño y Jaume Campdepadrós, por Arena y Mar Miserachs, y por Manolo Vázquez Montalbán y un servidor. Un fallo cuyo primer premio ha recaído en la serie de tres fotografías (las que ilustran estas líneas) de la que es autora Elisenda Fontarnau, una barcelonesa, nacida en 1975, licenciada en Bellas Artes, en la especialidad de grabado. ‘Una disciplina que junto con la fotografía me ha permitido investigar nuevos caminos expresivos’, dice la ganadora. La serie de Elisenda Fontarnau fue realizada en la playa de la Barceloneta y la niña que vemos columpiándose en dos de las fotografías es una niña de seis años, Akane Momota, nacida en Barcelona, hija de madre japonesa y padre marroquí. Una fotografía que, al margen de sus cualidades artísticas, ilustra a la perfección la Barcelona de cambio de milenio, con esa barcelonesita de sangre japonesa y marroquí, columpiándose, sonriente, en una ciudad abierta al mar.

    Barcelona, capital turística, ha visto, a raíz de los Juegos Olímpicos, levantarse una serie de hoteles. Pero no son suficientes. Ahora, con ese nuevo hotel de lujo que inauguraremos la próxima primavera, la fotografía, el arte y, en definitiva, Barcelona -‘la ciudad del mundo que cuenta con mayor número de fotógrafos por metro cuadrado’, como suele decir Pepa Alemany- se dan la mano. Y eso es bueno. Porque si hasta ahora hemos podido acostumbrarnos, dormirnos con el fantasma de Buffalo Bill en el viejo hotel Oriente, o con el fantasma de Malraux en el fantasma del desaparecido Colón, y acostarnos, dormirnos, con una momia egipcia en el Claris y con un defensa o, cuando menos, con un pijama del Barça en el Ritz, ahora, en el nuevo hotel del World Trade Center, podremos acostarnos, dormirnos, con Xavier Miserachs. Una muy agradable compañía.

    Es bueno que un hotel de Barcelona apueste por la fotografía, que compre fotografías para su fondo artístico, que promocione el arte de los fotógrafos, que instituya un premio de nombre tan ilustre. Eso me recuerda a cuando mi hermano y colega Lluís Permanyer les decía a las autoridades barcelonesas que, en vez de encargar a tal o cual pintor, la mayoría de las veces un mediocre pintor, el retrato de tal o cual alcalde o presidente de la Diputación, para la galería de las respectivas instituciones, lo que debían hacer era encargarle el retrato a Català Roca. Por lo visto, los hoteleros tienen mayor sensibilidad, sensibilidad fotográfica, que nuestros políticos.

    Me dice mi amiga Pepa que la cosa no acaba aquí. Que el premio va a tener continuidad. Que para el próximo año está previsto que el premio se internacionalice, se admita en él a fotógrafos de todo el mundo, al tiempo que se crea un premio ‘a la mejor fotografía de Prensa del año’. Ámbito: Cataluña. Para fotógrafos de Prensa, fijos o freelance. Un único premio dotado, al parecer, con dos millones de pesetas. Eso es bueno, sí señor. Como bueno, riquísimo me imagino que estará el menú de esta noche en el Ruccula, un menú que, muy a pesar mío, no me podré zampar porque esta noche estaré lejos de Barcelona. Pero tengan por seguro que esta noche brindaré por el nuevo hotel, por el señor Amancio López, por mi amiga Pepa, por los fotógrafos, por Barcelona y por mi viejo y añorado amigo Xavier Miserachs. Per molts anys!

     

  • Revelando a Miserachs
    El Macba presenta el proceso de trabajo del fotógrafo a través de su voluminoso archivo.

    JOSÉ ÁNGEL MONTAÑÉS Barcelona 27 NOV 2015

    Una de las fotos más icónicas de Xavier Miserachs (Barcelona 1937-1998) es la de un operario que transporta solo, en los alrededores del mercado del Born, una carretilla con medio centenar de cajas, en un auténtico ejercicio de destreza y equilibrio. La imagen la realizó el fotógrafo en 1962, con apenas 25 años, durante sus paseos por Barcelona que luego acabaron formado parte en 1964 de uno de sus fotolibros más famosos Barcelona. Blanc i Negre. Lo mejor es que Miserachs realizó solo una fotografía, nada de repeticiones. Lo mismo ocurrió con otras de sus fotografías más conocidas, la de la familia de inmigrantes andaluces o extremeños, cargados con pesadas maletas que dan sus primeros pasos por Barcelona en 1962. Es una de los aspectos que permite descubrir A. XMI, el fondo Xavier Miserachs, que puede verse en el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, Macba, en una sala contigua a la exposición Miserachs Barcelona que se inauguró a mediados de septiembre y que fue recibida con tibia emoción por los profesionales de la fotografía y por los familiares y amigos del fotógrafo. “No sé si a él le gustaría”, comentó su hermana Toni Miserachs con cierta tristeza.

    Otro de los descubrimientos de esta presentación es, comprobar que la imagen de bon vivant con la que se relaciona al fotógrafo, sobre todo por su vinculación con la gauche divine barcelonesa, es solo un cliché: Miserachs trabajó y mucho, a tenor del ingente material que depositaron sus hijas Mar y Arena en 2011 en el museo barcelonés: 80.000 imágenes fotográficas, entre negativos y diapositivas, 2.500 hojas de contacto, 13 archivadores con documentación, como correspondencia, anotaciones y borradores, además de monografías y publicaciones periódicas; un material que abarca los 44 años de actividad profesional de Miserachs, entre 1954, año en que cambió la bata de medicina en el último año de carrera por la cámara.

    En la selección que presenta el Macba puede comprobarse lo minucioso que era el fotógrafo y cómo era la cocina de su trabajo. Seleccionando la imagen adecuada, que marcaba con divertidosgomets de colores y formas variadas, como estrellas y pollitos; marcando los encuadres —en la de la familia de inmigrantes eliminó a una persona de la derecha— con bolígrafo o rotulador, ampliando algunos de los negativos para ver la imagen antes de la definitiva y creando unas especies de secuencias cinematográficas con los negativos. “Dando un valor plástico”, explica Maite Muñoz, jefa del archivo del museo y responsable del proyecto junto a Marta Vega, responsable de la biblioteca.

    Según Muñoz, el proceso, en el que se han empleado cuatro años de trabajo permite hacer visibles la variedad de ámbitos de los que Miserachs desarrolló su actividad, como los encargos publicitarios y editoriales, los retratos privados y de la vida social y cultural, fotografía de la vida cotidiana burguesa y trabajadora, además de su intensa producción de trabajos de fotoperiodismo, como el seguimiento del mayo del 68 en París para la revista Triunfo o las manifestaciones a favor del aborto en Estados Unidos; además de su incursión en el mundo del cine, con trabajos como el cortometrajeAmén.

    Desde que el archivo entró en el Macba —tras un acuerdo en comodato por 25 años— el material, que había cuidado casi con esmero su dueño, ha sido digitalizado en gran parte y todo se ha conservado en el almacén del museo, tal y como se explica en las paredes de la sala. Con su exposición el Macba presenta una prueba piloto de cómo presentará los archivos que custodia, entre ellos el del poeta Joan Brossa. El año que viene estará listo el Repositorio Digital del Macba, del que ya se puede consultar un avance con los materiales del Archivo Miserachs.

    Esta, y el resto de las exposiciones podrán visitarse mañana sábado, dentro de la jornada de puertas abiertas programada por el Macba para celebrar los 20 años de apertura, el 28 de noviembre de 1995.

  • La Barcelona en blanco y negro del fotógrafo Xavier Miserachs.
    El MACBA organiza una exposición que se basa en el fotolibro 'Barcelona, blanc i negre', un homenaje de cerca de 400 fotografías que Miserachs le hizo a la ciudad en 1964.

    EL PERIÓDICO / BARCELONA

    Hace 4 años que la familia de Xavier Miserachs donó al MACBAel fondo documental que muestra la trayectoria profesional delfotógrafo. Una vez ordenado y catalogado todo el material, el museo ha culminado el trabajo organizando una exposición.

    Son varias salas, cada una montada de una manera diferente pero con un denominador común: fotografías de la Barcelona de los años sesenta. La exposición ‘Barcelona Miserachs’ es un viaje en el tiempo en que las fotografías se materializan en forma de murales y escaparates, como si se tratara del escenario de una obra de teatro. Porque el objetivo de las fotografías de Miserachs eramostrar la realidad de las calles.

    El comisario de la muestra, Horacio Fernández, explica que con las fotografías se pueden descubrir los cambios que han experimentado la ciudad y la gente que vive en ella. De hecho, los protagonistas de las imágenes son precisamente los ciudadanos y se les ha querido destacar en diferentes puntos del espacio expositivo.

    Por un lado se ha recreado una calle a través de fotografías conefecto tridimensional. Parece que los personajes cobren vida. Y, por otro, se intenta recrear el ambiente de una plaza a través de proyecciones de personas que se mezclan con el público real. “Hacen un collage para producir la sensación de lo que era la ciudad en ese momento”, añade el comisario.

    La exposición se puede visitar hasta el próximo 27 de marzo.

    Nuevas versiones del fotolibro

    Con motivo de la exposición, el MACBA y la Editorial RM han editado dos versiones del libro ‘Miserachs Barcelona’ (dossier de presentación y biblioteca), en el que el comisario Horacio Fernández propone un recorrido inédito por las imágenes originales de Miserachs, reinterpretando el fotógrafo y su trabajo más ambicioso, ‘Barcelona, blanc i negre’.

    Un seminario internacional sobre fotolibros y museos, previsto para el mes de noviembre, dará lugar a una nueva publicación en el año 2016.

    Además, del 12 de noviembre al 27 de marzo, con el título ‘A.XMI’, el MACBA mostrará al público una selección de materiales fotográficos y documentales del Fondo Xavier Miserachs, así como un recorrido por los diferentes procesos de trabajo que el Arxiu del Centre d’Estudis i Documentació MACBA llevó a cabo para incorporar, catalogar y difundir este fondo fotográfico.

     

     

     

CerrarExposiciones