Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Sutura, 2019. Óleo sobre lino. 46 x 40 cm

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Sutura II (Blanco Roto), 2019. Óleo sobre lino. 42 x 34 cm

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Hoja leve, 2019. Óleo sobre lino, 22,8 x 27,2 cm

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Derrumbe, cristal roto IV, 2018. Óleo sobre lino. 33 x 24,5 cm

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Derrumbe, cristal roto II, 2018. Óleo sobre lino. 33 x 24,5 cm

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Viga VI, 2018. Óleo sobre lino. 33 x 24 cm

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Recoveco, 2018. Óleo sobre lino. 27 x 35 cm

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Reflejo, 2018. Óleo sobre lino. 27,2 x 22,7 cm

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Viga triste, 2018. Óleo sobre lino. 24 x 33 cm

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

"Asir" Museo Patio Herreriano (Valladolid) 2019

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

"Recompensa" Ana Mas Projects (Barcelona) Art Nou 2017 Foto: @RobertoRuiz

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

"Recompensa" Ana Mas Projects (Barcelona) Art Nou 2017 Foto: @RobertoRuiz

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

"Recompensa" Ana Mas Projects (Barcelona) Art Nou 2017 Foto: @RobertoRuiz

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

"Recompensa" Ana Mas Projects (Barcelona) Art Nou 2017 Foto: @RobertoRuiz

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

"Recompensa" Ana Mas Projects (Barcelona) Art Nou 2017 Foto: @RobertoRuiz

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

"Recompensa" Ana Mas Projects (Barcelona) Art Nou 2017 Foto: @RobertoRuiz

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Vista de “PRODUCE, PRODUCE, PRODUCE(D) Loop Barcelona. 2018

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Vista de “Flirteo”, videoscreening and performance en Barcelona Botanic Garden. (Barcelona) 2018

Mercedes Mangrané | Ana Mas Projects

Vista de “Flirteo”, videoscreening and performance at Barcelona Botanic Garden (Barcelona) 2018

CV

MERCEDES MAGRANÉ

EXPOSICIONES (SELECCIÓN)

2020

Parche. Ana Mas Projects, Hospitalet de Llobregat, Barcelona

Drainage systems. Georg Kargl Box, Vienna, Austria

2019

Asir. Museo Patio Herreriano. Valladolid.

Premio Internacional de Arte Fundación Maria José Jove, group show. A Coruña.

8è Premi de Pintura Torres-García group show, Fundació Iluro, Mataró.

April season. Side Gallery, Casavells, Girona.

Durante la construcción de la muralla china. Luis Adelantado, Valencia.

Susceptible. Cultural Rizoma, Celrà, Girona.

2018

PRODUCE, PRODUCE, PRODUCE(D) Loop Barcelona. 2018

SWAB Art Fair. Ana Mas Projects

FLIRTEO, Nit dels Museus, Jardí Botànic, Coproduced by Hangar.org,

Barcelona

2017

Recompensa, Ana Mas Projects

2016

Caminar sobre el Gel. Bòlit Centre d’Art Contemporani, Girona.

Truco a la porta de la pedra. La Puntual, St Cugat.

Delicartessen. Galeria Esther Montoriol, Barcelona.

3a Edición de la Bianyal. Vall de Bianya, Girona.

2015

Aparteu les Cadires. Can Felipa, Poblenou, Barcelona.

Los lugares amenos. Espacio AB9, Murcia.

9a Biennal d’Art Leandre Cristòfol. Centre d’Art La Panera, Lleida.

2014

El descens. Capella de St Roc, Valls, Tarragona.

El cordón de plata. Cyan Gallery. Barcelona.

Artificialia. Cyan Gallery. Barcelona.

2013

Wavy Banners. Culture festival THE WAVE.Norre Snede, Humlum, Vorgod- Barde, Sdr.Nissum, Denmark.

Les murs du temps. Cyan Gallery group show, Barcelona.

Materia de Ensayo. DEMOLDEN Video Project Space, Santander.

El espacio cósmico estaba ahí, en dos o tres centímetros. Galería Bacelos, Vigo.

2012

Ouverture. Beca Sala d’Art Jove. Barcelona.

…And you will know us by the trail of bread. Karat, Cologne.

Solovídeo. Espacio Trapezio, Madrid.

EXPOSICIONES COLECTIVAS (SELECCIÓN)

2020

Attempt at Rapprochement, Georg Kargl Vienna

ARCOlisboa 2020 Online Edition, Georg Kargl Fine Arts

Notcancelled.art, Georg Kargl Fine Arts, Vienna

2019

Notes on landscape, Kunstraum Lakeside. Klagenfurt,Vienna

Premio Internacional de Arte, Fundación Ma José Jove, A Coruña

Durante la construcción de la muralla china. Galería Luis Adelantado, Valencia.

2018

Untitled Miami Art, Ana Mas Projects, Florida (USA).

Produce, produced, produced. LOOP Festival, Real Cercle Artístic, Bcn.

2017

“Caminar sobre hielo”. Bòlit Centre d’Art Contemporani, Girona; Ars Santa Mónica, MAC Mataró, Bcn.

2016

Llamo a la puerta de la piedra. La Puntual, St Cugat.

Delicartessen. Galeria Esther Montoriol, Barcelona.

2015

Los lugares amenos. Espacio AB9, Murcia.

Aparteu les Cadires Can Felipa Arts Visuals, a cura de Joana Hurtado, Poblenou, Bcn.

2014

9a Biennal d’Art Leandre Cristòfol. Centre d’Art La Panera, Lleida.

2013

Les murs du temps. Cyan Gallery, Barcelona.

El espacio cósmico estaba ahí,(…). Galeria Bacelos,Vigo.

2012

Ouverture, Beca Sala d’Art Jove. Barcelona.

ACTIVIDAD INVESTIGADORA

2015

Colaboradora en la investigación “Aproximación al ecosistema de la enseñanza artística en Catalunya” junto con Sinapsis, encargo del CONCA, Barcelona.

Participación en el proyecto dodgeball, en el marco de Pedagogías de fricción, Fundació Miró, Barcelona.

2014

Dinamizadora cultural a través de la creación del programa “Sacudir la mirada” en UNZIP Dispositiu de suport i mediació de les arts visuals al Prat de Llobregat. Ajuntament del Prat de Llobregat. Con la colaboración de: PictoBcn y Associación de Amigos del Arte del Prat.

Conferencia en la Facultad de Bellas Artes de Barcelona en el marco “Encuentros con creadors”(UB) Barcelona.

2013

Presentación de proyectos fílmicos en el Festival Internacional de Cinema Documental Punto de Vista, Pamplona.

BECAS

2019

Kunstraum Lakeside, Viena

2018

Beca Creación y Museos para la Noche de Los Museos en el Jardín Botánico de Montjuïc, Instituto de Cultura de Barcelona, coproducción de Hangar, Barcelona.

2017

Beca UNZIP Arts Visuals, proyecto arte-educación con Miriam C.Cabeza, El Prat de Llobregat.

2015

Beca de producción en Can Felipa, Poblenou, Barcelona.

2012

Beca Sala d’Art Jove, Barcelona.

COLECCIONES

Centre d’Art La Panera, Lleida.

Colección Banc Sabadell

Fundación Vilacasas

Colección Juan Manuel Elizalde

Textos

  • DAVID STEEGMAAN
    Texto para Recompensa en Ana Mas Projects

    No es fácil, en nuestro tiempo, reivindicar una disciplina como la pintura. En apenas 15 años, Internet ha acabado dominando nuestras vidas sumergiéndonos en un mundo de imágenes tremendamente fugaces y efímeras, cada vez más condicionadas por la tiranía de las modas ¿Qué papel puede tener algo tan lento y difícil en una realidad en la que apenas nada tiene tiempo de asentarse?

    La pintura es algo que sólo se completa en el momento en que interactúa con el observador, pero ese ha sido siempre un momento de recogimiento. Mirar pintura es escuchar lo que alguien te está diciendo, y ese secreto diálogo, en la acelerada realidad que nos ha tocado vivir, es una de las cosas que más se ha pervertido. Creo que fue Hernández Pijuan quien una vez me habló de la dificultad de conseguir buenas publicaciones de arte en la España de Franco, y cómo escudriñaba una y otra vez un catálogo con reproducciones en blanco y negro que conservaba en su casa, cuya importante influencia marcó su juventud.

    Hoy consumimos imágenes como quien bebe de una cascada, pero la mayoría nos atraviesa sin apenas notarlas. Y la pintura no permite eso, no funciona en esa frecuencia. La velocidad en su percepción la despoja del cuerpo, la banaliza convirtiéndola en algo meramente gráfico, cuando en realidad se trata de algo volumétrico, tangible, incluso aromático. Es precisamente su incomodidad e inadaptación al inmaterial ecosistema de las redes lo que ha convertido a la pintura en una forma de resistencia, devolviéndole su utilidad.

    La obra de Mercedes está hecha desde esa fina materia conceptual que la realidad de hoy en día me ha hecho añorar. Por su valentía de hablar desde el pequeño formato, y por hacerlo con una voz tímida, ambigua, incluso contradictoria, balanceándose entre la figuración y la abstracción, sin necesidad de definirse. Como si su última voluntad fuese la de demostrar la precariedad del frágil equilibrio entre lo que ve y no ve la luz. Es un trabajo que vive en el límite de las cosas, justo ahí donde más difícil resulta hoy cruzarse con ninguna opinión.

    El silencio de estos cuadros, en medio de este gran ruido, me ha hecho pensar de nuevo en lo que una vez me atrapó de la pintura: esa íntima recompensa escondida en el juego de hacer, enseñar y mirar. Esa secreta satisfacción de quien, casi siempre en solitario, descubre, ve, dice o hace algo esencialmente genuino, que sólo existe gracias a su esfuerzo.

     

  • Mercedes Mangrané
    Texto exposición "Parche" en Ana Mas Projects

     

    Tengo el recuerdo temprano de que la historia que se me explicaba en el colegio sobre las vocales no iba más allá de la fonética y sobre trucos narrativos para aprender a memorizar su escritura, sobretodo cuando practicaba la letra ligada.

    En abril me inscribí en un curso de árabe, y he podido aprender que ante el sonido vocal de las marcas (Fat-ha, Dhamma, Kasra y Sukun) y sus significados originarios, todo tiene una correlación coreográfica para con la articulación de la boca (el gesto) que cobra sentido: Fat-ha significa “una apertura”. (a); Dhamma significa “un cierre”. (u); Kasra significa “una ruptura”. (i); Sukoon significa “Estático”. (se silencia o mitiga la vocal que puede escapar al pronunciar consonantes).

    Al lento ritmo del aprendizaje de una lengua, sigo con otro lenguaje lento: en la pintura también se dan aperturas, cierres, rupturas, estatismos. ¿Pero de qué manera pueden explicarse?

    .

    Es inevitable pensar en Kandinsky y su escrito Punto y línea sobre el plano, cuando escribe sobre la exterioridad del punto, pero también de cómo el signo exterior se vuelve costumbre y oscurece el sonido interior del símbolo. Lo interior queda “amurallado” dentro del exterior. Y añade; que el punto pertenece al estrecho círculo de los fenómenos cotidianos con su nota tradicional: la mudez.

    .

    Una vez de camino al aeropuerto, en la estación de trenes de Viena, me quedé mirando el tren de la andana de enfrente. Entonces escuché la concatenación do-re-mi-fa…acompasada al milímetro con la velocidad de arranque del tren, en una especie de realismo mágico. Ante una ilusión así, y antes de que la magia se desvaneciera, pude entender que el efecto azaroso de casualidad estaba previamente editado y amplificado por unos altavoces. Una estupefacción parecida a lo que ocurre en el cine.

    En la película Lazzaro felicce, se da un momento poético distinto y parecido: el sonido del órgano de una iglesia escapa del lugar, adheriéndose a Lázaro y su grupo en el momento en que son expulsados como visitantes. Entonces las monjas exclaman: “¡La música! ¡cerrad las puertas!”. Aun conociendo el engaño y la imposibilidad de la situación, el golpe mágico persiste.

    Me pregunto qué tipo de sonidos pueden asociarse a las pinturas, aparentemente mudas: bostezos, lamentos, deseos asonantes, exorcismos en harmonía.Y si de alguna manera, se adhieren silenciosamente a quienes las sienten.

    .

    Pese a partir de lo concreto, no persigo lo concreto.

    En los detalles de humedades, fragmentos de muros que encuentro frente al taller, puertas y ventanas tapiadas, se dan signos de abandono, pero también de resistencia. Hay algo inútil en querer mantener firme lo que se desestabiliza.

    La materia se concentra en unas obras y desaparece en otras.

    Aquello que resulta aburrido a los ojos hasta que desaparece, hasta que se vuelve a descubrir.

    .

    Tras los toques de queda las imágenes se resignificaron brutalmente. Éste es el cuerpo de obra que había estado gestando tiempo antes y que corresponde a una serie de notas anímicas particulares que, como las ideas, no resultan inamovibles.

    Constelaciones nutridas de situaciones cotidianas que remiten al propio cuerpo a través de sus entornos.

    Quisiera pensar que las obras escapan a la tentativa del propio encierro. Las analogías constructivas para con la pintura (superposiciones, anulaciones, desbordamientos de la materia, afirmaciones…tan cercanas al sistema de signos de una lengua) me ayudan a encarar la exploración de una superfície tamblaleante.

    .

    Un portal se describe de forma hegemónica como la parte interior inmediata a la puerta principal de una casa, edificio o construcción. Es un espacio paradójico, pues evoca un cierto cobijo estando en el exterior, participando del afuera pero estando a cubierto.

    Un portal es también un acceso, una entrada o una salida a un lugar que no podemos ver de antemano.

    Si jugamos al cambio de escala e imaginamos otros contextos alejados de la iconografía medieval cristiana (el nacimiento), pongamos el caso: el agujero de un hormiguero, las profundas brechas de la corteza de un olivo, la piel rota de un caqui, la boca del buzón…y es que un portal dota de entidad un espacio intersticial volviéndolo enigmático y alimentando un misterio que depende del sentir de cada uno. Algo que divide, particiona, una escisión que evoca o da paso a lo desconocido.

    .

    Creo que cada uno lleva su espacio doméstico en si, como parte del cuerpo.

    Como el caparazón de un caracol cuyo espiral comenzara a crecer sin límite, conectándose y fundiéndose con el entorno.

    Y en la búsqueda de signos que resultan familiares se añaden capas-mundo que construyen el sentir.

    Las pinturas nacen de la incertidumbre y huyen la certeza, pero cuando estas características se acompasan con el sentir del contexto a veces resulta difícil mantenerse.

    .

    La portada, la faccia, la fachada, la cara. Lo que se muestra. Lo que también enmascara, lo que queda detrás.

    Pequeños resquicios por los que asoma una tenue luz, un color que se enciende.

    Tímpano, dinteles, pilares…son formados abruptamente; si se quiere, están allí.

    Portales donde los únicos centinelas somos los espectadores.

    .

    Colgada en la pared de mi habitación está una fotocopia que imprimí de un catálogo sobre músicas en la antigüedad, una muestra en la que trabajé de guía y donde se muestran un par de orejas votivas del Imperio Nuevo del Antiguo Egipto que pude ver en repetidas ocasiones. También son portales. Las tengo ahí para recordarme la importancia de la escucha.

    En pintura en vez de entrar sonido, entran miradas.

    .

    Las fotografías son mostradas como contrapuntos, gérmenes de ideas-imagen, de encuentros, que remiten a las formas de recogimiento, que conectan con un simbolismo que se remonta a la matriz del paleolítico. Formas: ondulantes, quebradizas, temblorosas.

    Un charco o un reflejo sobre una mesa, proyecciones de luz en crecimiento o decrecimiento, moldes generados fortuitamente a insistencia del barrido de la lluvia que desplaza las partículas de tierra de una hoja volviéndola su sombra matérica.

    Líneas cuyo temblor es trazado a mano.

    .

    El Libro de los Muertos del Antiguo Egipto, también traducido como “Libro de la Salida al Día” o “Libro de la emergencia a la luz”, primero partió de una tradición de textos funerarios en las paredes de tumbas y sarcófagos (escritos sobre objetos), y más tarde sobre papiros que se introducían en el sarcófago con la voluntad de ayudar a traspasar “el portal” del más allá.

    En esas imágenes-conjuro, había una creencia en la magia de la imagen para influir en los propios dioses, pero sólo una pequeña minoría podía permitirse ese tipo de hechizos y rituales. Una de las pruebas a realizar por el difunto era el de atravesar puertas, cavernas y montañas custodiadas por criaturas monstruosas. En tiempos del Nuevo Imperio, este privilegio dejó de ser exclusivamente real y cualquier egipcio no necesariamente emparentado con la realeza que pudiera permitirse un Libro de los Muertos disponía de los hechizos e instrucciones necesarios para cruzar el portal.

    .

    En ese querer estar a salvo y no a la intemperie, me resuena este poema de Brecht: “Cuatro invitaciones a un hombre llegadas desde distintos sitios en tiempos distintos”:

    1

    Ésta es tu casa.

    Puedes poner aquí tus cosas.

    Coloca los muebles a tu gusto.

    Pide lo que necesites.

    Ahí está la llave. Quédate aquí.

    2

    Éste es el aposento para todos nosotros.

    Para ti hay un cuarto con una cama.

    Puedes echarnos una mano en los campos.

    Tendrás tu propio plato.

    Quédate con nosotros.

    3

    Aquí puedes dormir.

    La cama aún está fresca,

    sólo la ocupó un hombre.

    Si eres delicado,

    enjuaga la cuchara de estaño en ese cubo

    y quedará como nueva.

    Quédate confiado con nosotros.

    4

    Éste es el cuarto.

    Date prisa; si quieres, puedes quedarte

    toda la noche, pero se paga aparte.

    Yo no te molestaré

    y, además, no estoy enferma.

    Aquí estás tan a salvo como en cualquier otro sitio.

    Puedes quedarte aquí, por lo tanto.

    (1926, del Libro de lectura para los habitantes de las ciudades)

    .

    Este verano leí un cuento corto titulado el marinero de St Pau de Jacint Verdaguer, sobre un pescador que huye de su hogar tras la muerte que el mar ha dado a su familia y a su casa. Éste carga la pala del remo a su espalda y se aleja caminando con el firme propósito de asentarse en el pueblo donde no reconozcan la función original de tal objeto, convenciéndose de que sólo entonces podrá encontrar la paz. Tras varias andadas por distintos pueblos de Catalunya da con un lugar donde tras enseñar la pala de remo creen que es un cucharón para remover el maíz de la olla y allí se asienta.

    Hay algo duchampiano y antropológico en la actitud del protagonista del cuento. Consciente de cómo juega su papel el cambio de contexto a la hora de otorgar sentido a un objeto, sabiendo que todo es mutable (hasta el dolor).

    Algo parecido me hace sentir la pintura, parece una misma cosa y a su vez se multiplica ante la experiencia de otras miradas. A veces me saboteo y me alejo, para encontrar algo distinto al reencontrarme con aquello que me resulta familiar.

    .

    Parece que uno tenga que aspirar a mirar de la forma en que lo hacen aquellos rostros que quedaron retratados por Val del Omar en sus misiones pedagógicas, cuando “acercaba el mar” (al contrario de Verdaguer) a través del dispositivo cinematográfico a distintos pueblos del interior de España, captadas en sus fotografías de las misiones pedagógicas republicanas (1931-1933); o sobre los rostros de los niños de Erice al ver por vez primera Frankenstein en un cine de pueblo (El espíritu de la colmena,1973), y así tantos otros guiños a la maravilla. Esas imágenes que inmortalizan esos sentires son testimonios de las primeras veces. Ese intento por capturar la sensación primaria se comparte también cuando el animal es filmado, algo que desnuda el artificio y las estructuras humanas.

    Pero yo quiero ensuciarme, hacer algo que en vez de atraer también repela, que cada uno mire cómo y cuando le plazca; pese a la tiranía de las redes sociales. Sin maravilla, con la cercanía del reconocimiento.

    No pretendo asombrar sino participar en lo existente, mostrando algo que abra la posibilidad en el Otro para re-conocerse en las formas, desde un terreno de significación que parte del sustrato de la experiencia corriente.

    .

    Una boya es un peso que recuerda a su parte liviana, llena de aire, que hay un suelo. Una interrupción.

    Mirar el horizonte y no encontrar elementos que interrumpen el campo de visión resulta casi una visión a ciegas.

    Como la lucha miope por situar lo lejano lejos, (cuando cada vez está más cerca) y lo que está definido se acaba tornando vaporoso y al final sólo queda un mundo discernible a pocos palmos de si.

    Las pinturas, como superfícies ciegas, han de ser leídas..al leer se hacen legibles.

    En su inicio, la etimología de leer se entendía no tanto como una interioridad recogida sino como la exterioridad de la lectura a viva voz que ayudaba al entendimiento de palabras que se enmarañaban, (como cuando aprendes una lengua cuyas letras son completamente desconocidas para ti y lees para fijarlas, formando una unidad de sonido y forma) algo así como leer para fijar el temblor de un texto, o según Cortázar esas hormigas que desfilan ante los ojos.

    Cortinas, ventanas, muros, papeles, no son tan distintos, todos ellos velan, tamizan…permitiendo o impidiendo la luz con sus diferentes grosores.

CerrarExposiciones